Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 7 Registrados, 0 Ocultos y 28 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Astrid, Dorwine, Jirall, Nazaki, Uni, Yuuta, Zero

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 65 el Dom Oct 01, 2017 3:57 am.
Últimos temas
Top Sites

Shiki Topsite!
¡Regalanos tu clic por favor!
Estaciones

País del

Agua

Verano
País del

Rayo

Invierno
País del

Fuego

Otoño
País del

Viento

Verano
Región de

Iseki

Primavera
Oto

Invierno

Administración
Emiya Ichiro
Peticiones y moderaciones de combate
MP | Perfil
Seijuro Akagami
Misiones y moderaciones de combate
MP | Perfil
Adlet
Moderaaciones de técnicas
MP | Perfil
Astrid
Narraciones y diseño HTML/CSS
MP | Perfil
Tamae
Registros
MP | Perfil
Jirall

MP | Perfil
Censo
Konoha [12]
Suna [15]
Kiri [13]
Kumo [10]
Oto [13]
Renegados [0]
Akatsuki [2]
Civiles [1]
.
.
.
.
.
.
.
.
NPC´S












Créditos
Este foro de rol está basado en el mundo del manga y anime del mangaka Masashi Kishimoto, es decir, Naruto y Naruto Shippuden. La trama y ambientación del foro, si bien se basan en el mundo del mencionado autor, fueron pensadas por Emiya Ichiro y Seijuro Akagami.
Las guías y jutsus del foro fueron elaborados por el staff del foro pasado y actual basándose en la Wiki de Naruto.
Las imágenes y gráficos del foro fueron editados por Dragón, que usó las imágenes que se encuentran en las diversas páginas web como Deviantart y Zerochan.
El skin y las tablillas fueron elaborados por Astrid que ha recurrido al Foro de Asistencia y a los tutoriales de Source Code, The Captain Know Best, Glintz y Serenditipy.



Afiliados hermanos 2/4
Afiliados élite





Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Futuro de la Hoja [Misión/Pasado]

Mensaje por Dragón el Lun Feb 27, 2017 8:24 pm

Datos de la mision:
Misión: ¿Un futuro golpe de estado?
Rango: B
Lugar: Capital del País del Fuego.
Descripción de la Misión: Tu experticie y también tu sabiduría hacen que los demás confíen en ti sobre todo para las misiones que son muy importantes. Ahora mismo, tu vida está situada en una misión muy importante. Se ha escuchado que un grupo de revoltosos quieren llegar a la aldea para acabar con ella. Por eso, tu misión es simple, es acabar con todos ellos para que así la paz reina en Konoha.
Requisitos: 130 c/u (Arial 12, Hoja A4 en Word) en 4 post
Recompensa: 3800 Ryos


No era el momento correcto, un golpe de Estado debía de efectuarse, eso era obvio, pero no en aquellas condiciones. Un país sin fuerza, un pueblo sin ganas ni ambición, dominado y empobrecido solo por las decisiones de uno... eso sí que es imperdonable. La guerra siempre ha traído infelicidad y pobreza, pero una guerra perdida te lo quita todo. Te arrebata no solo el orgullo sino que también te quita la esperanza, convirtiéndonos en un miserable pueblo vacilante, sin coraje... sin amor.

¿Por qué no es el momento indicado? Se preguntaran, pues para lograrse se necesita la ayuda de un pueblo, un pueblo con osadía y sed de justicia. Un pueblo valiente y con la pura esperanza recorriéndoles las venas. Pero no era así, era un  pueblo asustado, con miedo y tristeza. Tal era el caso que cada vez se hacía más cotidiano casos de suicidios dentro de la aldea. Era doloroso escuchar eso, como una rosa lentamente se marchitaba. Como un escudo de hierro forjado por más de un siglo se oxidaba bajo la lluvia. Me generaba cierto dolor en el pecho escuchar aquellas historias, aquellas noticias de los cientos de cadáveres que llegaban, no solo de afuera.. de los campos de batalla, sino que desde la misma aldea. Gente que se moría de hambre, miserables que no les quedaba de otra más que robar y fallecer en el acto, suicidios, batallas entre clases sociales, incendios en las zonas más poderosas de la aldea por parte de aquellos quienes creían que hacían justicia. Pero algo que realmente me lastimaba era verle a los ojos a aquel líder, aquel que tan solo deseaba ganar por el único medio que conocía, la guerra. Reflejando en ellos la más pura apatía en su mirada, en aquellos orbes pálidos que tenía y en ellos que no mostraba sentimiento alguno.

El anciano se deslizaba con gran velocidad, ágil y aún así con ferocidad, surcando aquellos  empobrecidos edificios, conducido por aquellos largos y holgados caminos que recorrían cada rincón de la aldea. Ligeros pasos se lograban escuchar desde los tejados en ciertos momentos, cuando los canales se colmaban de gente, haciéndole imposible atravesarlos y manejarse por ellos. Parecía preocupado, mas bien alterado, pues su mirada mostraba cierta seguridad. ¿Qué ocurría? ¿Hacia donde se dirigía?  Parecía que su marcha lo conducía hasta la salida principal de la aldea, acaso algo estaba sucediendo. Detrás de él parecían seguirlo un par de figuras oscuras, vistiendo una especie de gabardina negra, encapuchados, portando una peculiar mascara que le recubría completamente el rostro. Figuras misteriosas e inciertas, sospechosas quienes tan solo lo seguían. ¿Eran compañeros? Tan solo él lo sabia. El sudor le recorría la cien, luego los pómulos, hasta llegar hasta su cuello, estaba sucediendo algo, era cerio.


- Flashback


Gracias por presentarte con tanta premura — Una voz se escuchaba desde aquella misteriosa habitación de madera. Una nueva figura se hacía presente con gran velocidad, cual destello. Era enorme, portaba una canosa barba y en su ojo izquierdo una cicatriz le había dejado casi siego, era viejo pero imponía tan solo con su presencia.  —  ¿Qué deseaba Señor? —  Dijo el anciano con una voz grave y poderosa, algo ronca por su edad. Arrodillado, dirigiría su mirada hacia el sujeto frente suyo, quién se encontraba del otro lado de un gran escritorio lleno de hojas y cuadernos, plumas y sellos. Aún más atrás de éste hombre, aquel quien ocupaba el asiento en la oficina, se podría apreciar un gran ventanal que reflejaba la majestuosidad de aquella tarde en la aldea. Casas, edificios, calles y comercios, hasta el mismo muro que protegía al pueblo se lograba ver a lo lejos.  —  Señor Mephisto... usted es alguien bastante poderoso en nuestras filas, por eso es que le he confiado la seguridad de la Aldea desde que comenzó esta maldita Guerra... —  Dijo la voz del hombre de cabellos plateados, mientras observaba con firmeza al anciano. —  … y le estoy enormemente agradecido. Pero ha sucedido algo.... hemos sido informado por un grupo de vigías del gran muro oeste que un pequeño grupo se encuentra bastante sospechoso en las afueras de nuestra aldea. Muy posiblemente sean bandidos. Te los encargo. —  Su voz era algo fría, pero a su vez pude ver que se preocupaba por sus aldeanos, era el líder, su Hokage.   — A sus órdenes. —   Respondió el anciano, agachando una vez más su cabeza.  —  Si llegas a ver que son una amenaza puedes encargarte de ellos como desees, si puedes tráeme a su líder... oh y llevaras contigo a dos Anbus, tan solo si necesitas refuerzos. —   Mencionó, inclinando su cabeza una vez dejó de hablar. A su lado dos figuras yacían presentes, bastante sospechosas, eran aquellos a los que él había mencionado.  — No creo que hagan falta... —  Finalizó el anciano mientras se retiraba, intercambiando una leve sonrisa con el joven Hokage.


Última edición por Dragón el Sáb Mayo 20, 2017 10:10 pm, editado 1 vez

avatar
Jönin
Konohagakure

Katon


Mensajes :
187

Fecha de inscripción :
02/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Futuro de la Hoja [Misión/Pasado]

Mensaje por Dragón el Vie Mayo 19, 2017 4:56 am

La Gran bestia roja se movía con ferocidad, surcando los tejados y atravesando los caminos plagados de civiles. ¿Estarán seguros? Se preguntaba, observando los ojos de los humildes, sus figuras inocentes transcurriendo sus simples y mundanas vidas. Estaba preocupado, pues no lo creía, esperaba con muchas ansias que su poder bastara pero aún así sentía que algo iría mal. Sus sensibles sentidos se agudizaban, mientras que de su sien caía una pequeña gota fría que humedecería levemente su velluda barba blanca. Entremordia sus dientes, desesperado, debía llegar y acabar con los problemas. Muerte, no la deseaba para nada, ni siquiera para sus supuestos enemigos, pero haría cualquier cosa, a travez de cualquier medio posible, para que ésta no se esparza cual germen y mucho menos sobre aquel pueblo que tanto amor le había brindado a su viejo espíritu. — Espero que esto acabe pronto... —  Murmuraba, mientras la poderosa brisa producto de la ruptura que se generaba con su poderosa velocidad acariciaba con gracia sus largos cabellos canos.

Un par de sombras lo acompañaban en su camino, enmascarados y con atuendos oscuros, aquellos peculiares y silenciosos Anbus, subordinados del misterioso Hokage, el lobo de la hoja. El viejo no confiaba en ellos, como tampoco de la información otorgada por aquel de cabellera grisácea. Los observaba de reojo, y ellos lo sabían, su mirada era reflejada por los mismos, ubicados a unos pasos, hacia sus cinco. ¿Qué planeaban?¿Por qué los mando conmigo? Se preguntaba el anciano, un tanto inquieto, pues no confiaba en ellos como tampoco en su "humilde" Hokage. Hace años atrás que éste lo repudiaba, no solo por ser del aquel asqueroso clan de ojos pálidos, sino que también despreciaba sus actos, su moral y ética, simplemente su persona. Era un sujeto bastante repudiado, un hombre de muchas mascaras, alguien que ocultaba demasiados secretos ante su pueblo. Un "Dictador" quien solo soñaba con gobernar. A decir verdad lo encontraba irónicamente bastante parecido al Mizukage, aquel quien era renombrado y reconocido como el remarcado enemigo de la Hoja.. o mas bien de Kazuma.

Es por aquí Lord Dragon.. — La rasposa e irreconocible voz de uno de aquellos dos sujetos llamó la atención del viejo, provenía de aquel quien llevaba mascara de zorro, quien al parecer era el líder de ambos. La marcha nos llevó directamente al lado sur del gran muro, al cual hizo falta escalar y así atravesar hacia el otro lado. La escalada fue bastante rápida y pulcra, sin complicación alguna, pues el trío eran ya shinobis expertos incapaces de errores semejantes. Desde allí arriba se lograba ver absolutamente todo el gran bosque verde de la hoja, aquel de oscuros pasadizos, horribles criaturas y una noche aterradora. El Sol comenzaba a caer y su marcha se apresuró, debían de llegar antes del precioso crepúsculo y analizar con cautela la situación. — Como son sus nombres.. debemos reconocernos en el área. — Diría sin despegar su mirada del camino, serio e imponente. — Tan solo llámenos... Zorro y Comadreja. — Diria la voz del mismo, un tanto peculiar y engañosa. El anciano calló y un penetrante silencio se zambulló en aquel intenso trío de Shinobis.

avatar
Jönin
Konohagakure

Katon


Mensajes :
187

Fecha de inscripción :
02/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.