Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Npc's Kumogakure no Sato
Miér Sep 20, 2017 5:49 pm por Emiya Ichiro

» Npc's Fallecidos/Desaparecidos
Vie Sep 15, 2017 2:33 am por Emiya Ichiro

» Npc's Otogakure no Sato.
Vie Sep 15, 2017 2:27 am por Emiya Ichiro

» Solicitudes Extraordinarias
Jue Sep 14, 2017 9:38 am por Master Rises

» Peticiones de Reward
Jue Sep 14, 2017 9:36 am por Master Rises

» Solicitudes de Propiedad & Comercio
Jue Sep 14, 2017 9:34 am por Master Rises

» Solicitudes de Habilidad Única
Jue Sep 14, 2017 9:32 am por Master Rises

» Solicitudes de Actualización de Perfil
Jue Sep 14, 2017 9:30 am por Master Rises

» Peticiones de Moderación
Jue Sep 14, 2017 9:27 am por Master Rises

Conectados
¿Quién está en línea?
En total hay 11 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Emiya Ichiro, Jirall, Sans Fortesque

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 63 el Dom Mar 19, 2017 6:35 pm.
Estaciones

País del

Agua

Invierno
País del

Rayo

Primavera
País del

Fuego

Verano
País del

Viento

Otoño
Región de

Iseki

Verano
Oto

Primavera

Staff NR

En proceso
¡Conoce a los ninjas más influyentes!












Créditos
Este foro de rol está basado en el mundo del manga y anime del mangaka Masashi Kishimoto, es decir, Naruto y Naruto Shippuden. La trama y ambientación del foro, si bien se basan en el mundo del mencionado autor, fueron pensadas por Emiya Ichiro y Seijuro Akagami.
Las guías y jutsus del foro fueron elaborados por el staff del foro pasado y actual basándose en la Wiki de Naruto.
Las imágenes y gráficos del foro fueron editados por Dragón, que usó las imágenes que se encuentran en las diversas páginas web como Deviantart y Zerochan.
El skin y las tablillas fueron elaborados por Touka que ha recurrido al Foro de Asistencia y a los tutoriales de Source Code, The Captain Know Best, Glintz y Serenditipy.



Shinobi Awards 2.017
Hall de la Fama Naruto Rises
Afiliados hermanos
Afiliados élite
 photo untitled45.png Academia Legacy Bálderook University Crear foro Project Fear.less
Shinobi Awards 2.017
Hall de la Fama Naruto Rises





Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión: The Mercader

Mensaje por The Riddle el Dom Mar 26, 2017 11:34 pm

Acechado por el delirio de una pesadilla, sacudido su figura por temblores, con la cabeza en llamas y al unísono padeciendo-a golpes de frío repentinos que tienen como preferencia las extremidades, Shinsuke se revolvía en su catre, sabanas y frazadas, revueltas ceñidas sobre su piel pálida y desnuda bañada en su propio sudor.

Cuando los orbes aguados y cristalinos se abren de par en par sus ojos azules denotan una transparencia que los vuelve parcialmente hielo sumergido en las tinieblas de la madrugada, el reloj marca aproximadamente las 5: 00 AM no obstante la proeza de dormir figura imposible, su estado de salud le altera los nervios y su mente es cubierta por una neblina creada a partir del obvio estado febril y el efecto desconcertante del mal sueño. Se palpa la frente y sin meditarlo un poco levanta el trasero del húmedo colchón.

¿El destino? Carente de complejidad o elaboración, insistente el deseo de tomar una duche tomó espació y ganó, pese a la obscuridad reinante el conocimiento sobre cada recoveco de su propio recinto y la costumbre de deambular cual gato en la obscuridadad la urbe le sirvieron para no tropezar con los elementos de la casa, aludiendo así a los pocos muebles que contiene, cruzó el umbral con el objetivo de verse inmerso en el descanso mental que a su parecer supondría la ducha.

¿El resultado? Muy lejos de ser reparador más sí sirvió para atenuar el malestar físico del jóven, disminuyó la cantidad de stress acumulado en su cuerpo a posteriori consiguió despejarse... << Faltan un par de horas todavía >> Miró a través del vidrio de la ventana y esbozó un resoplido, la luz del alba no estaba cerca de aparecer y de seguro se sumergiría en un aburrimiento total. No tenía motivos para despertar a la persona que le podría servir como entretenimiento hasta que la hora de la misión se vislumbrara remotamente cercana, su humor rugió y enseñó los dientes manifestando su inconformismo. Contaba los minutos en tanto la fémina dormía en una habitación próxima pero ajena.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: The Mercader

Mensaje por Aiika el Miér Mar 29, 2017 8:44 am

Info Mision:
• Misión: The Mercader
• Descripción: Un mercader ha solicitado protección para ser escoltado durante su viaje hacia el puerto del país, dicho mercader es una persona demasiado importante en nuestra aldea tu misión será escoltarlo a él y su mercancía hasta los muelles del país donde le espera un barco lleno de guardias los cuales lo llevaran al país vecino.
• Extra: Cuidado con los criminales que estan al asecho (Máximo 4 criminales)
• Requisitos: 80 Lineas en mínimo 3 post's (Arial 12, Hoja A4 en Word)
• Recompensa: 3000
Con el pasar del tiempo Aiika se estaba volviendo cada vez más antisocial, no se sabía exactamente si era precisamente por la compañía actual que tenía o que simplemente ya no confiaba en las personas como antes, después de todo aquel en quien más confiaba, al que le había entregado su vida por completo, le había fallado, tanto que aún no puede confiar del todo en su nuevo compañero, aquella situación le había quitado el sueño por varias horas anoche, por lo que aún se encontraba durmiendo, aunque a decir verdad hubiese deseado que no fuera así, pues su psique se encargaba de jugarle las peores bromas, y se ponía de acuerdo con su subconsciente para provocarle las más aterradoras pesadillas, y todas ellas relacionadas con su oscuro pasado, esta vez estaba reviviendo el día que decidió volverse Dios y quitarle la vida a su madre y hermano, despojándolos de todo, pero creyendo fervientemente que era lo correcto. ”No importa lo que los demás puedan pensar de esto, es lo correcto, es lo mejor para todos nosotros… Papá nos abandonó por culpa de ella, tu solo eres un pequeño niño que solo contiene la peor de las bestias” –Replicaba aquel pensamiento en su mente, uno que se formó durante todos los años de sufrimiento que tuvo mientras vivía en aquel infierno en la superficie, que llamaba hogar. -Por favor, no lo hagas yo te amo con mi vida –Esas eran las últimas palabras que salieron de la boca de aquella infame a la que llamaba madre, mientras la miraba fijamente a los ojos, intentando reflejar en ellos aquella mentira, pero su hija no le creía ni lo que rezaba y sabía que eso era solo otra más de sus tantas manipulaciones, así que la ignoro por completo y paso la katana por el cuello de esa, sin titubear o temblar por un segundo, directa y decidida le corto la yugular para luego dejarla tirada en la habitación desangrándose, para lo único que volteo fue para asegurarse de que estaba muerta y en su mente quedo grabada la mirada que aquel cadáver tenía. Su siguiente objetivo se encontraba en la habitación contigua, estaba algo asustado, o al menos eso representaba, pues estaba oculto en un rincón del cuarto, entre el mueble y la cama, solo se asomaba para ver si alguien venía, pero al ver que quien entraba en la habitación era su hermana mayor, por la cual solo sentía amor y respeto, salió de su escondite y corrió a abrazarla. Hermana, te amo gracias por rescatarme!! –Gritó mientras se acercaba a ella, pero antes de poder hacerlo, Aiika enterró la espada en su pecho, mirándolo a los ojos a la vez que lágrimas se apoderaban de aquellas pupilas. Hice algo que te hizo enfadar?? –Le preguntó con la mayor de las inocencias, pero ella no sabía que decir, no tenía una respuesta clara para eso, sólo sabía que era lo mejor para los tres, después de todo su existencia solo sería un caos, aquel pequeño cuerpo, ya sin vida, cayó en los brazos de quien se suponía debía protegerlo, lo miró por última vez, le cerró los ojos y lo colocó en el suelo, para luego salir del que hasta ese momento había sido su “hogar”.

Aquella pesadilla, solo pudo causar en ella movimientos involuntarios y una cantidad de fuertes emociones que tan sólo terminaron en un llanto que no pudo controlar, fue así que despertó bruscamente con una fuerte opresión en el pecho, que según ella, sólo liberaría con un ahogado grito, el cual dio sin pensar en que posiblemente podría incomodar a quien era su nuevo compañero. –El pasado vuelve…no, el pasado es solo eso, pasado –Se dijo a ella misma, intentando calmarse y olvidar lo que ya había olvidado.

avatar
Chünin
Hunter

Doton


Mensajes :
120

Fecha de inscripción :
19/02/2016

Edad :
23

Localización :
Camino a tú corazón

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t208-aiika-kunoichimokuton

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: The Mercader

Mensaje por The Riddle el Vie Mar 31, 2017 10:23 pm

Intrascendente y nula la sinfonía de la tímida madrugada dejaba al enigmático de orbes azules solo con sus pensamientos y tibio malestar, no se le ocurría como soportar una misión de escolta. Horas de caminata, el sol en estado febril, rezando para que no se aparezca ningún maldito criminal y lo obligara a hacer un esfuerzo mayor, casi podía verlo, y ninguna idea se le hacía más amarga. Conclusión exacerbada por su mal humor, hijo del mal dormir y progenitor del pesimismo que ya instalado en la cabeza de Shinsuke desencadenó un bufido, dicho gesto tuvo lugar cuando el envolvente silencio se rompió con un grito.

Exabrupto inesperado que inyecto una dosis de adrenalina en el revolucionado torrente sanguíneo del Uchiha que un instante más tarde ya empujaba pesadamente la puerta que separa la habitación de su socia del pasillo que da a la sala. << No puedo creer que se haya descuidado, le advertí que no se fíe ni durmiendo >> Estaba seguro de que algún personaje desgraciado hubo irrumpido en la habitación, sabía de los encantos de la señorita que conocía como “Caperucita” –mote contradictorio dado su status de cazadora- se había ganado la gracia de más de un civil en el interior de la longeva villa.

Desconfiado, esperando lo peor, con la hoja de una katana irrumpió en el cuarto empero la decepción seria mayúscula –¿He activado el Sharingan para nada? – Cuestionó pensando en voz alta, lámparas en las penumbras de la luminosidad de escarlata sus ojos hicieron contraste captando la silueta semidesnuda de Aiika tensionada en la cama, y después se apagan cual farol recuperando su tonalidad azulada –¿Viste un demonio? ¿Una araña? Bueno, para las mujeres son prácticamente lo mismo,  la cuestión aquí es ¿qué sucedió? – Inquirió un tono casual, casi decepcionado por no haberse encontrado en la escena de un crimen. Se dio media vuelta e hizo aparecer una media sonrisa en su expresión descuidada, ese gesto que cuenta con el don de provocar fastidio, de esas sonrisillas cínicas que parecen estar viendo a través de ti y desnudando tu alma.

– Estas sudando, toma una ducha, despéjate, cuando termines te estaré esperando en la sala, tenemos algo que hablar –Le dejó saber antes de irse, cerró la puerta tras de sí e ipso facto sus piernas flaquearon al punto en el que tuvo que poyar el peso de su cuerpo en las paredes para no derrumbarse << Esto no puede estar pasándome ahora >>

Veinte minutos más tarde…

– El desayuno está listo – Gritó Shinsuke haciéndole saber a la fémina del hecho en lo que terminaba de ducharse. A pesar del creciente malestar, actuaba como si nada.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: The Mercader

Mensaje por Aiika el Mar Mayo 23, 2017 6:22 pm

Konoha estaba teniendo un tiempo increíblemente soleado, e incluso las madrugadas eran bastantes calurosas, es por esa razón que Aiika dormía con ropa ligera, una remera rosa, y para abajo tan solo las pantis, componían lo que ella llamaba “pijama”, y así fue como la miró el intrépido caballero, que acudió a su rescate tras oír su grito, el único problema era que simplemente no había peligro existente en la habitación y que la supuesta joven doncella en apuros, realmente no estaba en apuros, por lo que el rostro de la Senju cambió drásticamente de angustia y preocupación, a asombro y uno que representa una sensación de ser invadida y acosada perturbadoramente por la mirada roja de su compañero, pues no sabía exactamente de qué manera funcionaba el sharingan, pero ella sentía que aquel estaba mirándola desnuda. –Nadie te pidió que entraras a salvarme!! – Le grita más que enfurecida, tomo rápidamente un kunai y se lo lanzó con toda la fuerza que su furia del momento le permitía. –Si hubiese una maldita araña, sabría exactamente como defenderme, aún no llego a depender de ti – No sabía que era lo que más le molestaba, que hubiese entrado a su cuarto sin si quiera llamar a la puerta antes, o que la tomara por una chica débil incapaz de defenderse por sí sola y a eso le sumaba esa maldita sonrisita cínica y fastidiosa, que tanto le encantaba emplear en momentos así. Pero en una cosa tenía razón, si había visto un demonio, o dos en su caso y ambos habían vuelto del pasado para torturar su tranquilidad, y entrometerse en su mente solo para recordarle que gracias a ellos, ella se había convertido en un ser igual o peor a los que eliminó de su vida, y con ello no solo le recordaron su primer crimen, si no las consecuencias y daños colaterales de esto, y su egoísmo puro al no preocuparse por las personas que dejo en el abandono, tras huir de la aldea y ahora que no había vuelto, decidió no buscarlos, que no quería saber, ni tener relación alguna con ellos.

Cuando dices que tenemos que hablar, siempre son malas noticias para mi y diversión para ti. – El nivel de entusiasmo para ellos en varias cosas era muy diferente, y la tendencia era que las cosas que al cascabel le fascinaban, divertían y hasta extasiaban, eran muy diferentes a las cosas que Aiika disfrutaba, para ella el olor de la sangre aun no era algo que le gustara del todo. –Espero que esta vez no interrumpas mi ducha, y entres cuando no eres solicitado… maldito pervertido. – Le gritó luego de que cerrara la puerta, sin embargo, lo último solo lo susurró no sabía exactamente como podría reaccionar, y su ánimo no estaba del todo bien como para lidiar con una posible pelea. Lentamente se fue al baño y se metió en la ducha, para lo único que sirvió fue, para comenzar a meditar sobre lo que le había sucedido en su vida, las cosas que había hecho bien y mal, y termino realizando un viaje de regresión, no muy adecuado para el momento, llevaba veinte minutos parada bajo la ducha, con el agua recorriendo todo su cuerpo desnudo, su cabello todo mojado y pegado a su cuerpo, con una mano en la pared de la ducha y la otra en su pecho, el cual, pese a todo el inconveniente ocurrido con anterioridad, aún seguía oprimido, el pasado era un tema de mucha complejidad para ella, era algo que simplemente con concebía subsanar, no importase cuanto hiciese para dejarlo atrás, era sencillamente imposible de olvidar.
Escucho la voz de su compañero a lo lejos, pero no pudo descifrar de que se trataba lo que le estaba diciendo, estaba divagando entre el pasado y el presente, casi al punto de creer en la estúpida posibilidad de que mientras as analizada su accionar del pasado, algo podría cambiar, algo de lo que erróneamente hizo, podría corregirlo y cambiar así su presente. Estaba sentada en la ducha, en posición fetal, con el rostro escondido entre los brazos, los cuales estaban encima de las rodillas, definitivamente era el peor inicio del día.


avatar
Chünin
Hunter

Doton


Mensajes :
120

Fecha de inscripción :
19/02/2016

Edad :
23

Localización :
Camino a tú corazón

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t208-aiika-kunoichimokuton

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: The Mercader

Mensaje por The Riddle el Miér Mayo 31, 2017 5:13 am

Por algún motivo que escapa del conocimiento de los involucrados, o de la comprensión común, la negatividad funciona como un germen que invisible se transmite cual bacteria y despierta los síntomas de los afectados de manera repentina, cuando uno lo advierte suele ser demasiado tarde y se ha propagado hacia los más cercanos. Primero se cernió sobre el que de los dos personajes abrió los ojos de forma más temprano, hundido en pesadillas y empapado en tibio sudor levantó la espalda del catre, su cuerpo semidesnudo se movía entre las penumbras con la agilidad de un felino hasta encontrarse con la fémina. Dialécticamente no tardo en atacar al que pese a todo no llevaba malas intenciones consigo, puso los ojos en blanco, en señal de fastidio limitándose a decir -Bonita pijama, Aiika- Aquellas piernas blancas y delicadas cautivaron la atención de Shinsuke, pero de las ropas se limitó a hablar mientras salía de la habitación cuestionándose sobre si eso que dijo se pudo catalogar de acoso <<Tal vez si, quizás no. No importa en realidad, seguiré haciendo lo que me plazca, así soy yo >> Preso del negativismo o no, pocas cosas sobre su singular forma de ser cambian

¿Pero por qué hablamos de la propagación del germen en primer lugar? Lo cierto es que si, Shin se encontró abatido en el comedor empero lo que no supo predecir tiene que ver con su socia de aspecto angelical, en diferentes circunstancias más semejantes de todos modos encontraron fantasmas del pasado acechando y respirando en sus nucas el aliento helado y escalofriante. Es difícil luchar contra lo que uno no puede tocar o cambiar, contra aquellos que uno ya hizo y probablemente jamás cambiará, uno diría que imposible. Requiere de una enorme fuerza, de voluntad, determinación y una motivación avasallante cuando uno está propenso a dudar de si miso, a cuestionarse, no echar la vista atrás cuando el pesimismo impera se tiñe de utopía. Díselo a la pelimorada que rendida en la ducha se sostenía apoyada solo los azulejos, su pequeña figura era bañada gota a gota y apenas se enteraba.

Quizás si no fuese el Uchiha tan rebelde e irremediablemente terco hubiese hecho caso al pesimismo como aquel que a pesar de estar enfermo se levanta y cumple celosamente con las labores que presume la cotidianidad, negándose a dejarse arrastrar por una fuerza externa intentando disfrutar del humeante café cuyo exquisito aroma ya le resultaba más adictivo que cualquier fármaco, aunque poco a poquito se enfriaba y su intensidad se iba perdiendo con cada segundo, Aiika no respondería al llamado y tampoco hizo por aparecer provocando el mal humor del susodicho cansinamente, los hombres le pesaban, se dirigió hasta la puerta del baño llamando a voz alzada en repetidas ocasiones, otra vez sin escuchar respuesta – Maldita – chasqueo la lengua, con el mal genio avivado teniendo como combustible el silencio ajeno dio un golpe tan fuerte a la puerta que pareció resquebrajarse nada del otro lado, nadie había ¿A dónde se fue? Entonces el joven de azules luceros meditaba la posibilidad de que simple y llanamente escapó. Mascullando bronca apoyo la espalda sobre la pared, por un lado, su mente le indicaba que le estaban haciendo una jugarreta, el corazón por el otro hizo gala de un mal presentimiento, la llama por última vez - ¿Sigues enojada porque vi tu ropa interior? Puedo mostrarte la mía y estaremos a mano ¿quieres? – Sugiere poniendo el oído detrás de la puerta vislumbrando una posible respuesta. La abría.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: The Mercader

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.