Bienvenido
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Npc's Kumogakure no Sato
Miér Sep 20, 2017 5:49 pm por Emiya Ichiro

» Npc's Fallecidos/Desaparecidos
Vie Sep 15, 2017 2:33 am por Emiya Ichiro

» Npc's Otogakure no Sato.
Vie Sep 15, 2017 2:27 am por Emiya Ichiro

» Solicitudes Extraordinarias
Jue Sep 14, 2017 9:38 am por Master Rises

» Peticiones de Reward
Jue Sep 14, 2017 9:36 am por Master Rises

» Solicitudes de Propiedad & Comercio
Jue Sep 14, 2017 9:34 am por Master Rises

» Solicitudes de Habilidad Única
Jue Sep 14, 2017 9:32 am por Master Rises

» Solicitudes de Actualización de Perfil
Jue Sep 14, 2017 9:30 am por Master Rises

» Peticiones de Moderación
Jue Sep 14, 2017 9:27 am por Master Rises

Conectados
¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Emiya Ichiro, Jirall, Sans Fortesque

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 63 el Dom Mar 19, 2017 6:35 pm.
Estaciones

País del

Agua

Invierno
País del

Rayo

Primavera
País del

Fuego

Verano
País del

Viento

Otoño
Región de

Iseki

Verano
Oto

Primavera

Staff NR

En proceso
¡Conoce a los ninjas más influyentes!












Créditos
Este foro de rol está basado en el mundo del manga y anime del mangaka Masashi Kishimoto, es decir, Naruto y Naruto Shippuden. La trama y ambientación del foro, si bien se basan en el mundo del mencionado autor, fueron pensadas por Emiya Ichiro y Seijuro Akagami.
Las guías y jutsus del foro fueron elaborados por el staff del foro pasado y actual basándose en la Wiki de Naruto.
Las imágenes y gráficos del foro fueron editados por Dragón, que usó las imágenes que se encuentran en las diversas páginas web como Deviantart y Zerochan.
El skin y las tablillas fueron elaborados por Touka que ha recurrido al Foro de Asistencia y a los tutoriales de Source Code, The Captain Know Best, Glintz y Serenditipy.



Shinobi Awards 2.017
Hall de la Fama Naruto Rises
Afiliados hermanos
Afiliados élite
 photo untitled45.png Academia Legacy Bálderook University Crear foro Project Fear.less
Shinobi Awards 2.017
Hall de la Fama Naruto Rises





Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When the blood comes together

Mensaje por Jirall el Mar Feb 23, 2016 8:40 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Iseki, país de la Lluvia. Denominada débil por la poca fuerza militar en comparación a las demás aldeas, o en mayor rango, comparada con el país del Fuego. Aunque el poder podía ser considerado menor solamente en cantidad, en calidad, nada era asegurado aún. Un país en donde la lluvia cesaba en rara ocasión. La tierra parecía triste, como si anunciara el comienzo de alguien. ¿Qué estaría por suceder? No lo sabía, nada se le ocurría. Nada interesante ha pasado en su vida durante años. Su fría nación lo ha convertido en quien es, una persona que puede llegar a ser de muy pocas palabras.

Ubicado en la cima de un edificio, dejando que todo el agua que caía desde el cielo lo mojaba. En parte le gustaban esos días. Lo hacían sentirse libre. Observaba a la casi nula cantidad de personas que transitaban por la aldea. Normalmente no mucha gente se quedaba bajo la lluvia, normalmente se adentraban en sus propiedades. A pesar de que la mayoría del tiempo el clima era el mismo, la situación con ellos no cambiaba. Taiga, a pesar de ser un amante del fuego, no le molestaba para nada el agua. Calmaba sus emociones, sus energías, le daba un buen relajo.

- Algo pasará... - Tenía el presentimiento. Era raro de que tuviera uno en una situación como la actual. Cuando algo excitante le pasaba a su vida era en misiones fuera de la aldea. Donde podía investigar, donde podía aprender. Donde sus ojos rojos pudieran ver más allá de lo que cualquier otro puede. Se levantó de su lugar mientras se colocaba una especie de capa con capucha, que lo cubriría de cierto modo del agua. Era bastante útil, la ropa bajo esta no se mojaba, bueno, solo un poco. El Uchiha planeaba ir a beber algo por ahí para ver si encontraba algo con qué matar el tiempo o... ¿podría ir a casa? Un lugar que raramente visitaba, le traía malos recuerdos. Partidas de seres queridos, seres que eran su familia. Las cuales le provocaron un gran cambio en su vida, en su forma de ser, en todo.

A pasos su viejo hogar, tal como la recordaba. Se quedaba fuera, no tenía intención alguna de entrar. Ni siquiera tenía el conocimiento si su hermana menor seguía ahí o también ya se había marchado. Ya nada le importaba en cierto sentido, solo se preocupaba de él la mayor parte del tiempo. Pues eso era lo que él necesitaba y debía hacer. - Que molesto es recordar tanto... - Decidió simplemente marcharse de aquel sitio, comenzando apenas su lenta caminata de retirada.

avatar
Jönin
Otogakure

Katon


Mensajes :
380

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Localización :
Donde tú más piensas es donde no estaré ~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: When the blood comes together

Mensaje por Touka el Dom Mar 20, 2016 2:21 am

Al fin, después de unos largos seis años, los hermanos Uchiha de Iseki se habían vuelto a encontrar. La pelimorada Touka, debajo de la constante lluvia había ido a comprar unos víveres. Vivía sola sí pero también debía alimentarse. Jamás había imaginado que al llegar se encontraría con sus hermanos. Una grata y enorme sorpresa había recibido ese día. Pero no todo era tan bueno. El hermano mayor se había comportado como siempre, no podía reprocharle nada pero su hermano gemelo parecía lanzar veneno con cada palabra que soltaba. La muchacha se había desilusionado con ello y se había sentido muy ofendida. Se lo había reprochado a su gemelo que sin embargo seguía lanzándole veneno al mayor de los hermanos. Pero, sorpresivamente para la joven, a los pocos minutos, Sid había cambiado el tono de su voz. ¿Lo hacía a propósito? ¿Sólo buscaba hacer enojar a aquellos de su sangre? ¿Cómo era capaz? ¡No se habían visto durante años! ¿Acaso él no debía alegrarse también al poder estar otra vez al lado de aquellas personas con las que había pasado 10 años de su vida? La gemela no lo entendía. Pero las palabras calmadas del pelimorado la habían sorprendido. Algo de razón tenía el muchacho aunque la Uchiha no estaba del todo de acuerdo. Sentía desconfianza también hacia su hermano. ¿Cómo podía ser así con ellos?  

Touka ya no le reclamaría más nada. Lo observaría desconfiada durante unos segundos como temiendo que otra vez comenzara a hablarle de manera tan hiriente. Ninguno de los dos hermanos de Sid saldría sin recibir aquellas palabras que parecían salir de un enemigo cuando en realidad era un hermano más. Bien, sólo quería comer el muchacho. A Touka no le gustaba la forma en que lo pedía pero en serio habría otra forma en que él pudiera hacerlo. Durante unos instantes la mente de la joven voló hacia el pasado tratando de recordar cómo era su hermano gemelo. Pero, en ese entonces, todavía estaba su madre. ¿Por qué se había ido Sid? Seguía siendo la gran inquietud de la de ojos claros. Definitivamente no le agradaba la manera en que se lo pedía, pero de todas formas ella siempre preparaba aquello que comería. ¿Cómo no querer hacerlo por sus hermanos? Se volvían a ver después de tanto tiempo. Y finalmente, la pelimorada soltó un suspiro al mismo tiempo que se decidía a acceder el pedido de su gemelo. Pero fue Taiga el primero en hablar. Proponía salir a tomar algo. ¡No sería una mala idea! Pues cualquier cosa que ella tuviera que preparar le llevaría tiempo. En esa casa sólo había frutas y algunas galletas para quien estuviese apurado.

Touka seguía en ese proceso de tranquilizarse. —Bien, Taiga tiene razón. No creo poder preparar algo en tan corto tiempo pero podemos ir a comer a otro lado. —Diría la adolescente completamente seria mirando a los ojos de su gemelo para luego desviar la vista hacia los ojos de su hermano mayor. ¿Por qué tenía que ser tan complicado tratar con su gemelo? ¿No se suponía que  tenían una conexión distinta por aquel detalle? Touka no entendía que había pasado. Lo único que tenía claro era que ese joven había desaparecido un día sin dar ninguna señal de querer hacer tal cosa. Ni ella sabía algo y aquello le dolía. Pero no demostraría disgusto ante ello. Ya él había demostrado poco afecto al verlos. ¿Por qué debía entonces mostrar tanto cariño? —Mañana puedo preparar un almuerzo. —Contestaría finalmente mientras tomaba los víveres para guardarlos en la nevera. No sabía si su hermano menor seguiría por entonces en Iseki pero no manifestaría aquella duda. —Vayamos yendo... —Añadiría a continuación mientras se disponía a salir de la casa. Quizá un cambio de ambiente ayudaría a desconcentrar tanta tensión concentrada en aquel hogar. —Si no te gusta este sitio, lo mejor sería no hacerte esperar. —Expresaría carente de emociones y pasando al lado de su gemelo para luego, cubierta con la capucha de la capa impermeable, salir otra vez a la lluviosa calle. —Si quieres toma un paraguas… —A pesar de lo difícil que era tratar con él, no podía dejar de preocuparse por su gemelo. ¿Cómo olvidar los recuerdos de su niñez?

• . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • .





Firma bella :3:

Awards 2017:

avatar
Chünin
Renegado

Katon


Mensajes :
656

Fecha de inscripción :
31/01/2016

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t784-touka-id

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por The Riddle el Sáb Mar 26, 2016 2:25 am

Sin ser básicamente su intención fue el reptil quien haría de la tensa atmósfera un sitio ligeramente más confortable ¿acaso no entendieron la ironía sus hermanos? Lo entendía de Taiga pues desde pequeños había sido él el más cuadrado y recto, cuando recordó el detalle le pareció más admisible, pero el vínculo con su hermana se había desintegrado al punto donde ella fue incapaz de comprender el doble sentido en los comentarios del pelimorado, hastiado suspiró y devolvió la mirada hacia los claros orbes de Touka depositando la manzana a medio comer en los pies de la misma, pues ya había tenido suficiente de la fruta. Quería morder algo de verdad, carne de ser posible, fresca y jugosa. El prospecto de tal manjar motivó el rugido de su estómago que furioso increpó a la cascabel, cuya desesperación era o sería re-dirigida eventualmente hacia el pelinegro y la mártir a la cual ya se hizo alusión, la referencia no en vano se estrechó al desgano que Sid demostró cuando a sus oídos llegó la idea que escupió el de cabello negro, quien primero cuestionó la madurez del más pequeño cuya nula expresión hizo lo posible por ignorar. ¿Que sabía él sobre sobrevivir? Pensó la serpiente, incluso siendo menor ¿acaso vivió Taiga la mitad de lo qué él? ¿Que autoridad posee para hablar de tal manera? Ahogado en su propio veneno el comentario hizo acrecentar un supuesto odio, lo reprimió de sobremanera... pero propenso a escapar en algún momento se mantuvo rondando en la cabeza del muchacho, que pudo ser distraído por el prospecto de una buena bebida.

– ¿Ah? Me temo que la infancia es una etapa superada, bares he visitado por montones. Sitios ligeramente más pecaminosos también. – Contestó colocándose la negra capucha de la cual escapaban sus largos y lacios cabellos aterciopelados de peculiar tinte. No era una idea del todo mala, más se negaría a pagar, con suerte lo harían los demás... de lo contrario se escabulliría silente cual espectro. Mientras tanto la fémina hacía sus propios preparativos, y decía alguna que otra cosa que Sid pasó por alto. – ¿Touka irá? – Pensó en voz alta haciendo uso de un ligeramente irónico, y despectivo, no se imaginaba a aquella chica bebiendo algo... y en caso de no hacerlo sería un estorbo, no obstante ¿quien pagaría por él sino? Conjeturó que Taiga tal como es se iba a negar, la inocente niña era su oportunidad, pues nada más dijo. Así sería, el trío degustaría una serena cena bajo la atenta mirada de los astros, pues el cielo se comenzaba a despejar a medida que el fenómeno atmosférico reinante en Iseki amainaba. De cualquier modo aceptó el paraguas, no dijo gracias.

Fue el último en cruzar el umbral, en la salida el mayor tuvo el gesto de sonreír, actitud contraria a la superficie severa y lacónica que denotó en las primeras instancias del inesperado reencuentro. La pelimorada por otro lado tomaba el papel de una muchacha seria e inexpresiva, un poco diferente a lo que Sid recordaba más no importaba en absoluto. ¿Qué sí importaba? Difícil de decir teniendo en cuenta la psicología obtusa de un personaje infame cuyos efímeros deseos rara vez no cumplió y que se vinculan a la naturaleza más básica del ser humano cuyas metas designadas suelen ser la grandeza y el poder, acaso lo único singular en el actuar de la cascabel son sus formas rudimentarias de profesar el libre albedrío, atado a nada y sin rumbo definido dejó claro lo que es relevante para él.... – Vayamos a un sitio donde se pueda probar buena carne. Nada elaborado. – Expresó, reacio a saltar los charcos simplemente los pisaba mojándose él y a toda persona que caminase a su lado, en este caso eran Touka y Taiga por supuesto.

– Por cierto. ¿Cual es la situación de Iseki actualmente, acaso Iei y su pandilla han avanzado algo? – Interrogó al par articulando su curiosa voz en pos de conocer de primera mano lo que entonces acontencía con su villa natal. Aparentemente todavía existía un resquicio de interés hacia la tierra de la lluvia ¿o fue un interés mucho más egoísta el que obligó la pregunta? Quien conoce a Sid apostaría por la segunda.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por Touka el Sáb Abr 16, 2016 5:08 am

La propuesta del mayor no tardó en recibir una respuesta afirmativa de parte del par de violáceos cabellos. Los dos gemelos habían aceptado ir a comer algo pese a que en un primer momento Taiga había propuesto ir a beber. Touka ni prestó atención a aquel detalle pues estaba acostumbrada a que pasaran ese tipo de cosas. Después de todo, llevaban más tiempo cerca de su hermano mayor y lo conocía un poco más. Ya con su gemelo era distinto pues pese a haber tenido un vínculo en su infancia, ellos se habían separado. Por alguna razón, la joven no lo entendía. Y cada cosa que él decía o hacía le molestaba. Había respondido muy irritada a su hermano y por suerte, él no había dado una contra-respuesta similar. Más bien, actuaba ¿extraño? Pues unos minutos después hasta había propuesto cenar juntos. ¿Estaba tramando algo? Aquel hermano menor se presentaba como un completo desconocido para la pequeña Uchiha. Pero no se había desmotivado. Estaba feliz al tener cerca otra vez a su hermano gemelo. Por eso, no dudó en aceptar la propuesta de Taiga, y además su hermanito parecía estar de acuerdo. Y ninguna palabra hiriente salió de sus labios, o por lo menos la muchacha no lo había notado. No había visto nada extraño cuando su hermano se preguntaba si ella iría. ¿Por qué no iba a ir si era sólo salir a comer? Por tal razón se extrañó levemente pero de inmediato su expresión se volvió a una más segura mientras decía: —¡Por supuesto! ¿Por qué no iría? —Y a continuación terminaría de salir de ese refugio que era su cálido hogar en el que estaba viviendo sola. Aunque ahora, claro, estaba saliendo de esa puerta acompañada por sus dos hermanos.

—No te preocupes. Hay buenos lugares donde se puede comer bastante bien. —Trataba de animarlo pese a que hace sólo unos instantes se había sentido muy ofendida por aquel que en su infancia había sido muy cercano. Lo cierto era que estaba muy entusiasmada por tener otra vez cerca a su hermano gemelo. Pero, ¿cuánto duraría aquello? No lo sabía y ni pensaba en eso. Por el momento, sólo trataba de conseguir que aquello se convirtiera en un día familiar. ¡Hace tanto tiempo que no compartía cosas con su familia! Por lo que no debía echar a perder la oportunidad. Debía tratar de controlarse más allá de que la actitud de su gemelo la irritaba en demasía. Debía entenderlo también si quería saber qué había hecho aquel en esos seis largos años. Pero que le salpicara con las pisadas en los charcos no ayudaba. Claro que la humedad era típica allí y además estaba lloviendo, pero ¿tenía la necesidad de comportarse así? ¿Acaso no se daba cuenta que estaba empapando a sus hermanos? Claro que por lo menos Touka estaba protegida por una campera impermeable con capucha, pero ¿se daba cuenta de aquel gesto que aunque le molestase nada diría al respecto.? ¡Touka tenía tantas ganas de reclamarle! Y aun así no lo haría. Le molestaba al mismo tiempo no emitir palabra. Pero sería problemático. ¿Y si decidía irse otra vez? No, ella no quería que se fuera por lo que callaría.

Mientras la lluvia caía sin parar, los hermanos caminaban por aquel camino empedrado cubierto por charcos. Cada tanto embarraban sus calzados que se limpiaban también cuando pisaban algún charco. Y la lluvia no cesaba. Lo mejor sería ir cuanto antes a un sitio donde protegerse. Pero, por lo menos Touka iba tranquila. Y por lo visto, su gemelo también que, de improvisto al menos para la joven, consultaba sobre la situación actual de aquella región. La primera sensación de la chica fue que aquel todavía estaba interesado por lo que sucedía en su lugar de origen. Pero, ¿era eso realmente lo que pasaba por la mente de ese joven? Touka no sabía que creer, aun así tampoco le negaría saber aquello. —Bueno, Iseki…. —pero tuvo que callar pues a los pocos segundos se habían presentado dos ninjas de la aldea de un rango más elevado que ellos.

—Taiga Uchiha, los altos mandos requieren de su presencia inmediatamente. —
Aquello no le había gustado nada a la joven pues quería compartí ese momento con su familia. Y estuvo a punto de soltar réplicas pero tanto ellos como su hermano mayor se habían retirado dejando atrás una estela de humo. Claro que su hermano mayor les había dicho que lo sentía y que luego se volverían a ver. Por el momento, quedaban los gemelos a solas. ¿Podría Touka lidiar con su conflictivo gemelo sin ayuda de su hermano mayor? La niña se preocupó un poco pero aun así, esa “salida familiar” debía seguir.

—Bueno, será mejor que vayamos yendo. Cada vez llueve más. —Decía la joven, un poco nerviosa y como excusa para apurar el paso e ir hasta la taberna que quedaba más cercana. Había comida rica allí y podrían descansar un rato. También podrían hablar. ¿Qué era lo que había preguntado Sid? ¡Cierto! Lo de la situación actual de Iseki. —Tal vez hayas escuchado aquello que corre como un rumor de que Iei se enfrentó a uno de los sannin de la Hoja y salió ileso, ¿verdad? Bueno, es cierto. Él y su grupo se encargan se mantener lejos a los grupos de esa aldea que desde hace tiempo buscan apoderarse del control de este territorio. Por eso es que esta región todavía no ha caído ante esa aldea que no para de expandirse. ¿Y aun así sigues insistiendo en que este lugar es “mediocre”? —Le consultaría a continuación. Iseki todavía se mantenía de pie mientras que muchos territorios que antes eran vecinos de Konohagakure habían caído bajo el control de esta.

No tardarían en llegar hasta la puerta de la taberna en donde podrían comer algo. La joven empujaría la misma y con la mano le indicaría a su hermano que la siguiera. Algunos grupos de personas estaban sentados en sus respectivos lugares pero cada uno estaba en lo suyo. Nadie se percataría de la entrada de esos dos “niños” que pese a las diferencias fisiológicas eran muy similares. Cualquiera se daría cuenta que existía un parentesco entre ellos. Touka se dirigiría hasta una mesa que tenía tres sillas a su alrededor. Ella se sentaría sobre una de las mencionadas. Esperaría a que su hermano hiciera lo propio. —Bueno, podemos pedir lo que quieras comer. Tengo dinero para pagar, creo. —Le aseguraba la joven, mientras veía el interior de su pequeño bolso, para que su hermano no temiera quedarse sin comida puesto que había sido Taiga quien había propuesto salir a comer afuera de casa.

• . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • .





Firma bella :3:

Awards 2017:

avatar
Chünin
Renegado

Katon


Mensajes :
656

Fecha de inscripción :
31/01/2016

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t784-touka-id

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por The Riddle el Miér Abr 27, 2016 8:49 am

Airado el cuestionamiento de la fémina causó gracia en la retina de la cascabel... << ¿Y por qué sí irías? >>  No encontraba un buen motivo por el cual necesariamente debía acudir al encuentro, después de todo no había querido preparar una cena para él, y pensaba en aquella charla entre Taiga y él como una de hombres, quizá comenzaría bebiendo pero más tarde quien sabe donde o como terminaría, y en algunos casos la presencia de su tonta hermana terminaría siendo nada más que un estorbo. La perspectiva de Sid era esa, quien en estos casos donde el vínculo familiar toma forma de obligación hubiese preferido evitar la responsabilidad, pero con las cartas jugadas tan sólo debía seguir. Una mueca de desaprobación embargó su rostro cuando la de ojos claros manifestaba la existencia de óptimas plazas de comida en la tierra muerta de Iseki ¿la causa? de tal reacción Desconfianza, no emitió un comentario al respecto sin embargo.

Veía a través de su sangre, después de todo el lazo de hermandad no había desaparecido del todo, distinguió el enfado en la voz de Taiga. El intento de reproche que intentaba sobre Sid, así como también se detuvo en el anhelo de la fémina, el de tratar de mantener unida a esa 'familia' que se había derrumbado cual castillo de naipes hizo años. Prácticamente sabía lo que pasaba por su mente en aquellos momentos - en la de Touka -, recordaba ella los tiempos de antaño donde estos el par de gemelos todavía eran unidos, y con nostalgia. ¿Acaso intentaría revivir aquellos momentos? El de melena púrpura jamás le daría el gusto, le provocó verdadera repulsión la actitud de Touka, mientras ella se había anclado al pasado Sid había seguido adelante. Y el saber con cierta exactitud lo que pasaba por la cabeza ajena en esos momentos sería el motivo principal de las náuseas y la sensación de que en cualquier momento terminaría por vomitar su propio bilis. Ese vínculo maldito que se formó en el momento que estos dos compartieron la estadía en el útero de su progenitora, ese irremediable hecho maquinó la génesis de ese indescriptible resentimiento flotando en el subconsciente del Uchiha, odio que de una manera u otra era dirigido a la fémina a pesar de tener la más noble de las intenciones.

Sid no estaba distraído sino atento, a pesar de caminar rápidamente estaba consciente del entorno advirtió el devenir de aquellas siluetas correspondientes a ninjas de la lluvia. Y se alegró al saber que lo buscaban a su hermano mayor, y no a él. Se mantuvo callado, y a decir verdad no tenía la más mínima curiosidad del por qué llamaron a su hermano. ¿Lo malo? Estar a solas con la Touka, justo cuando creyó que la situación no podía empeorar súbitamente lo hizo. – Maldito Taiga. – Masculló, ella apuraba el paso y también lo haría Sid, quien mirando de reojo a la silueta mojada de su sangre notó que la etapa de madurez había tenido efecto sobre la pelimorada concluyendo que su estúpida hermanita de hecho no estaba nada mal. La cascabel en su trayecto e independencia había desestimado la concepción de la moralidad, por lo cual el pensamiento no provocó culpa vergüenza, tal como lo veía sigue siendo carne, carne que para bien o para mal llegó a conocer mejor que cualquier otro. Después de todo hermanos gemelos son.

No obstante y abandonando la tierra de lo pecaminoso se presentó una charla alterna, efectivamente Sid había consultado sobre el estado actual de su tierra, no por preocupación o empatía más lo hizo de cualquier modo. Una vez que las palabras de su interlocutora dejaron de apresurarse hacia sus oídos, y con la consulta ajena sobre la mesa puso gesto pensativo, hablando al unísono. – Iei ha desarrollado una capacidad de combate excepcional, asimismo siguen dependiendo de él, todo Iseki depende de él. Él, y con suerte tres más son capaces de mantener a raya un intento de invasión. – Afirmó sin duda alguna, después rió despectivamente girando el rostro para observar la expresión de Touka. – Sin él, esta tierra ya hubiese pasado a llamarse 'región de la lluvia'. Tarde o temprano sucederá, y no te enojes hermanita, sólo te estoy diciendo esto porque te quiero y es mejor te hagas a la idea pronto. Por tu propio bienestar. – Por supuesto, era sarcástico, y sumamente cínico, incluso un ciego se hubiese dado sin ser capaz de observar la mofa en las expresiones faciales de la serpiente. Seguía metiéndose en la cabeza de la fémina, sí.

Una vez que hubiese borrado todo atisbo de seguridad en Touka se concentraría en lo más importante de la velada; La comida, ella cruzó el umbral de la puerta antes, Sid después, no le hizo falta mucha observación para discernir la calidad de esa plaza de comidas en cuanto a infraestructura. De lo más corriente, ambiente familiar y carente de ambición más satisfacción en el plato, o eso procuraba quien quiera que fuese el dueño del lugar, demasiado pronto para juzgar más suficiente para elaborar un perfil, que se instaló rápidamente en la retina de la cascabel, cuyo olfato degustaba el aroma de un delicioso filete de carne. Estimuló el apetito. Miró con indiferencia a los presentes y se dirigió rápidamente hacia la mesa donde se sentó abruptamente. – Oh, lo haré hermanita, y mejor si vuelves ese 'creo' un 'estoy segura'. O tendrás que quedarte trabajando en este lugar. – Afirmó confirmando la teoría general de que no pensaba pagar un sólo ryu. – Aunque si vamos a pedir, primero debe llegar un mesero con la carta. Supongo. – Comentó despreocupadamente, y comenzando a usar la mesa como instrumento de percusión para llamar la atención de los trabajadores del condenado restaurante.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por Touka el Dom Mayo 01, 2016 7:23 am

Los gemelos Uchiha habían quedado solos. El hermano mayor de ambos había sido requerido por los altos mandos de la Región de Iseki. Seguramente debía cumplir con algo importante. Lo cual era completamente entendido por la de ojos claros. Ahora quedaba a solas con su hermano menor, persona con la que no tenía contacto desde hace muchos años. Notaba las diferencias que había entre su hermano en la niñez y en esos momentos. No lo comprendía del todo. Nunca había entendido bien por qué se había ido, o bien no lo quería entender. Y ahora cuando veía su actitud le irritaba. Taiga ya no estaba, y en parte había sido aquel el que había contribuido a que pudieran llegar al acuerdo de ir a comer afuera. Por lo visto, el viajero sólo quería comer algo. Ya había dormido y ahora buscaba llenar su estómago. Pero, ¿por qué en realidad había vuelto a Iseki? Era una incógnita para la gemela a la cual su hermano se presentaba como un extraño.  Y eso último era lo que en verdad le molestaba. Aun así, se impuso en su mente la idea de que debía permanecer tranquila más allá de lo que su hermano dijera. Ya se había dado cuenta como era, que era peor de cuando eran más niños, o bien ella sabía cómo tratarlo. El asunto era que todo eso parecía haberse perdido con el tiempo. Parecía que todo había quedado atrás, cuando vivían juntos y cuando su madre aún estaba viva. Si quería saber qué cambios había tenido su hermano en el correr de los años, debía tratarlo de la manera correcta. Eso no quería decir que le resultara fácil escucharlo y responderle. Pero creía entender cuál era la manera correcta si quería sacar algo de ese encuentro.

Como fuera, no era fácil conversar con su hermano. El mismo se encargaba de desmoronar las palabras y convicciones de Touka. Sid mismo encontraba como contradecirla. Y lo peor era que tenía razón. No por ello la pelimorada se dejaría intimidar y le daría la razón al joven que era su hermano. Se sintió avergonzada pero se esforzó por ocultar cualquier duda que pudiera reflejarse en su rostro. Se mantuvo seria y su rostro completamente inmóvil. Cuando sintió la mirada de Sid notó cierta molestia pero ninguna palabra salió de sus labios. ¿Valía realmente algo negar aquello que decía el de ojos claros? ¿Qué perdía al no contestarle? Quizá algo de orgullo, y a eso realmente lo detestaba. Pero, ¿qué ganaría con refutarle aquello? Estaba más cerca de darle la razón. Aun así, una pregunta salió de ella: —¿y entonces por qué regresaste otra vez si no vale la pena este sitio? ¿O por qué preguntas por su situación? —Touka no creía que él estuviese allí simplemente por una reunión familiar. Estaba claro que eso no le importaba a su hermano, y mucho menos le importaba Iseki. Si hubiese sido así, él hubiera contactado con la familia en los años pasados desde su partida hasta el presente. Nada de eso se había dado. —Dudo que quieras realmente a alguien. Así que guárdate tus comentarios. —Sentenciaría finalmente, quizá esperando a herirlo. Tal vez sólo lograría carcajadas de parte del joven. De cualquier modo, la reacción de su gemelo era lo que menos le importaba a la muchacha de violáceos cabellos.

Adentro de la taberna, se sentía la calidez de un local “familiar” en el que varios individuos de Iseki estaban compartiendo la comida. Para eso justamente, los jóvenes Uchihas estaban allí. Estos gemelos deseaban comer. Y de parte de la fémina, compartir algo en familia. Faltaba Taiga claro y por ello más que nada lamentaba su ausencia. ¿Por qué debían requerirlo justamente cuando Sid se había dignado a aparecer por esos lugares? Resultaba frustrante para la joven que su hermano mayor debiera irse. Aun así entendía por qué. Por esa razón, ella sola debía lidiar con su hermano gemelo que a su vez era menor que ella por escasos minutos. Simultáneamente, mientras Sid dejaba su punto de vista sobre el “creo” de Touka, ella veía con cuánto dinero contaba. —No te preocupes te dije. En todo caso me conocen y puedo tranquilamente ir a buscar el dinero a casa. —Y era la verdad. —¿Cuántas veces te has quedado trabajando en un sitio así? —Le consultaría la joven haciéndose una imagen mental de su hermano trabajando en algún bar. En verdad era algo fuera de la lógica de su hermano y ella creía que algo así sería imposible que se cumpliera. Eso no quería decir que la misma le resultara graciosa. Estuvo a punto de reír, mas lo único que sucedió fue que su expresión cambio a una más alegre por unos instantes pero enseguida volvió a mostrarse sería e inexpresiva.

Su hermanito fue quién se encargó de que alguien se acercara a preguntarles por lo que deseaban comer. Más de una persona había mirado de reojo a la persona ruidosa que parecía querer llamar la atención, Touka era una de las personas que lo miraba así pero nada dijo al respecto. —Buenos tardes Touka-chan… —Decía una joven de cabellos negros que parecía ser un par de años mayor que los gemelos. —Veo que viene acompañada. Diría aquella señorita mirando de arriba a abajo al joven que quizá no había visto en su vida. —Sí, es pariente mío. —Confirmaría Touka inmediatamente, aunque claro que cualquiera se daría cuenta que por lo menos eran parientes, quizá alguno más atento notaría que eran hermanos e incluso gemelos, pero la Uchiha no veía por qué debía aclarar aquello con la gente que atendía el sitio más allá del aprecio que les tenía por ser de la región.  Y claro que tampoco deseaba causarle problemas al que tenía su sangre, tal vez a él no le convenía que se supiera de su paso por Iseki. Touka no sería quien diría algo. —Vinimos a comer. No sé qué querrá él pero voy a querer un plato de sopa caliente y un vaso con agua, nada más. —Quizá su hermano llegaría a pensar que ella estaba queriendo ahorrar, y la idea pasó por la mente de la Uchiha, lo cierto era que más bien no acostumbraba a comer demasiado y si estaba allí era porque el muchacho era el que deseaba comer carne o cualquier comida. Touka se preguntaba al mismo sobre lo que su hermanito había comido todos esos años. Sintió un poco de lástima pero al mismo tiempo sabía que su hermano se lo merecía.

Luego la joven que trabajaba allí se retiró para ir a buscar el pedido de los gemelos. De esta manera, ambos volvían a quedar solos otra vez. —¿De qué te has alimentado todo este tiempo?  —La chica no dudó en soltar aquella duda duda que se había formado en su mente.

• . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • .





Firma bella :3:

Awards 2017:

avatar
Chünin
Renegado

Katon


Mensajes :
656

Fecha de inscripción :
31/01/2016

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t784-touka-id

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por The Riddle el Jue Jun 02, 2016 4:28 am

Tortuoso, espástico, y sumamente desesperante era el pasar del tiempo para la percepción de un reptil, que retorciéndose en la silla observaba al personaje que yace enfrente, trataba de acomodarse en dicho asiento, se movía en la amplitud de la silla como si cien hormigas rojas estuvieran transitando por sus blancas y bellas nalgas en ese justo momento más aquello no aportaría solución alguna... gruñó y entrecerró los ojos haciendo notar cuán fuera de hábitat se sentía entonces. Que lo mirasen no le importaba en lo más mínimo. También olía lo desencajada que estaba su sangre, lo saboreaba y quizá era el único consuelo interno que había para él dado lo joven que era la noche todavía. Sabía que nadie más que él era el responsable del padecimiento de Touka, y para qué negarlo, le divertía, pero aquel juego era uno que se jugaba en silencio, pequeños gestos le bastaban para contrariar a su hermana. Pero ella por otra parte prefería no demostrarlo, jugar a hacerse la inexpresiva... << Veamos cuanto le dura >> Se dijo el joven del clan maldito apoyando ambos codos desganados sobre la dureza de la mesa.

– ¿Qué por qué? Sí, seguro que es por preocupación, haz dado en el clavo. – Manifestó irónico seguido de una sonora carcajada que retumbó en el interior del establecimiento, el mero observador afirmará que Sid se divirtió enormemente durante esa noche, o en caso contrario que es una persona ciertamente inestable. Ambas cosas son un poco ciertas, y también falsas. Pensaba él en lo poco que había cambiado ella en el tiempo que estuvo afuera, en el exterior ya era mujer, e incluso el de largos cabellos uva la hubiese premiado por mero gusto asimismo todavía los rastros de su niñez eran reciente, y notables. – Mirá que hacerme esa pregunta... te quiero tanto hermanita. – Volvió a exclamar todavía con la risa asomando entre los labios haciendo caso omiso a la petición del interlocutor, lo repetiría tanto quisiera ¿Realmente no se le había ocurrido un mejor motivo por el cual él se encontraba allí? ¿Preocupación por los suyos? Al parecer todavía estimaba demasiado a la serpiente cascabel, en cuya risa incluso había pequeñas dosis de imperceptible veneno.

No había que ser un genio para notar que el sentimiento progenitor en la sorna de él no era alegría genuina sino algo diferente, y menos agradable, pero tampoco para saber que estos son dos parientes, lo llevan inscripto en su apariencia después de todo. Mientras tanto aparecía pese a la tardanza el mozo encargado de atender a estos gemelos que volvían a cenar juntos después de mucho tiempo, había saludado a la fémina y no a Sid, pero a este poco le importó. – Qué ágil de mente eres ¿como te diste cuenta, chico? Ah, ya sé, mismo color de ojos, de cabello, y rasgos faciales incluso, por no aludir a la estatura y complexión física. Deberías de ser detective o algo semejante ¿sabes? No sé qué hace alguien de tu intelecto en este restaurante de cuarta. – Palmeó la espalda del pelinegro y se quedó allí serio, era más alto que él, corpulento y posiblemente le llevaba dos o tres años no obstante no fue impedimento para que este hiciera de él una burla. Se la había servido en bandeja, y no hablamos precisamente de la comida, la próxima vez lo pensaría dos veces antes de realizar una pregunta tan estúpida.

– Voy a querer un filete de buey, bien sazonado con pimienta. Que se encuentre jugoso, para acompañar una jarra de cerveza negra estaría bien. – Le dijo solemne, la sola idea del plato hacía ilusión a un hambriento Sid, que sólo una manzana había comido después de despertarse, la carne de todo tipo había sido casi todo su sustento el último tiempo y la prefería antes de cualquier cosa, la bebida por otra parte era un disfrute fortuito que se permitía de vez en cuando... y si su hermana podía pagarlo lo aprovecharía. Estaba observando el gesto de enojo en el rostro del empleaducho cuando de soslayo visualizó a Touka. – No hagas preguntas si no te gustan las respuestas. – Se limitó a contestar, la verdad le hubiese dado pesadillas a la señorita de ojos claros, y además no era un tema para conversar entremesa. Además gustaba de alimentar la curiosidad ajena, y no responderla más tarde. No entendía la alegría en la expresión ajena, la escudriñar sólo para corroborar cuán extraña era esa persona que se hacía llamar su hermana.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por Touka el Miér Jun 08, 2016 1:24 am

La infancia ya había sido superada y todos los hechos que en ella habían acontecido ya estaban en el pasado. Hasta hace unas horas, Touka había recordado eso con mucho cariño. Había anhelado aquella vida. Y si había una pregunta que se hacía siempre pero que al mismo tiempo le daba cierto temor conocer la respuesta, era por qué se había ido su gemelo. Bueno, quizá ya la sabía o la intuía pero no quería admitir que así era. Y allí delante de ella estaba Sid. Luego de aquella sorpresa en la casa de ambos, se habían dirigido hasta una taberna. Supuestamente a comer pero también las palabras iban y venían de un lado a otro. La muchacha se había sentado sobre la silla y luego se había quitado la capa para dejarla sobre el respaldo del asiento. Mientras tanto escuchaba las palabras hirientes de su hermano. ¿Eso era realmente lo que quería escuchar? No, para nada. Cada segundo que pasaba y más detestaba la manera en que hablaba y se comportaba. Todo lo que le decía el de violáceos orbes se encontraba cargado de cierto sarcasmo. La muchacha se encontraba en un estado un tanto extraño pues en parte le molestaba y a la vez le sorprendía. Se excedía tanto ese muchacho que Touka no sabía bien cómo reaccionar. Pero se había hecho la idea de que debía encontrarle una lógica a la forma de comportarse y de ser de Sid. ¿Sería una tarea sencilla? Tal vez sí o tal vez no pero nada quitaba el hecho de que eran hermanos gemelos y por ende compartían un lazo muy peculiar difícil de encontrar en otra pareja de hermanos. Pero había un problema acá. Estaba completamente a la vista.

—Al parecer me resultará de lo más complicado conversar contigo. —Manifestaría la joven al ver como aquel muchacho, que se suponía era su hermano, respondía cada cosa pero eludiendo lo que ella inquiría o bien dando respuestas que hasta parecían dudosas. La joven pelimorada hasta dudaba de seguir haciéndole preguntas a su hermano pues hasta parecía que le daba material a aquel para qué se burlase. ¿Era para eso que había regresado? ¿Para reírse en la cara de sus hermanos? No se animaba a emitir tal pregunta que hasta le resultaba completamente increíble. Tal vez ni el mismísimo Sid sabía esa respuesta. Así que la gemela se limitó a conformarse con la sola presencia de su hermano. Estaba él ahí, ¿qué importaba por qué? Simplemente se resignó a quedarse sin esa respuesta. Se negaba a darle la satisfacción de seguir riéndose de ella.

Pero, no pararía allí. Su gemelo seguía respondiendo de manera hiriente todo lo que le decían. En esos momentos no se metía con su hermana, sino con el joven que había aparecido para preguntar qué iban a comer. A Touka le causó sorpresa en un primer momento ya que de todas formas no se había dirigido directamente a él y ni siquiera lo conocía. Luego se sintió furiosa, como si sintiera algo parecido a vergüenza. Llegó a sonrojarse cuando escuchó hablar a su hermano. —¡Basta ya hermano! —Emitió con cierto enojo y hablando para que su hermano y sólo el mesero la escucharan. Ya estaban llamando demasiado la atención y más de uno había la cabeza en varias ocasiones para ver a aquel joven que parecía tan divertido en esa tarde. Finalmente el pelinegro se fue, bien porque no sabía cómo lidiar con esto o porque la gemela le había soltado una reprimenda a su hermano. En todo caso, si lo había ofendido, él volvería a molestarla a ella. Podría lidiar con aquello o al menos era lo que la Uchiha creía.

Y otra vez, él volvía a darle respuestas que no contestaban directamente a las preguntas de la joven. ¿Era acaso que Sid sólo quería hacerla enojar? En verdad podría resultar fastidioso. ¿Sentía satisfacción cada vez que su hermana se quedaba con la duda o se ofendía por sus acciones? Ella sospechaba que sí y por lo tanto hacía un gran esfuerzo por no enojarse más de la cuenta. Aunque “se moría” de ganas de darle una cachetada o decirle muchas verdades. Pero no debía hacer eso en ese lugar aunque tuviese tantas ganas. Se esforzaba enormemente por ocultar su disgusto. Y a cada segundo que pasaba se preguntaba si estaba haciendo bien. Suspiró finalmente. —Había llegado a creer que nunca regresarías. Aunque me disgustaba tanto esa idea que me negaba a creerla. Incluso pensé en salir a buscarte. Pero, ¿y si regresabas en esos instantes? —Se había dado cuenta que hacer preguntas no serviría para nada. Tal vez si le hablaba llegaría a escucharla. —Y a la vez, nunca me habías contado nada de idea de irte a pesar de ser tu hermana gemela. —Más incertidumbres afloraron de labios de la Uchiha. Eso último era lo que más le había dolido, y lo que la había llevado a sembrar tantas dudas.

No tardarían en traer los platos y las bebidas pedidas. La sopa humeaba en su ahondado cuenco.  Y el filete de buey tenía el aspecto delicioso que había solicitado el pelimorado, al menos en apariencia pues se encontraba bien jugoso y parecía bien condimentado. Touka sabía que esos platillos eran la especialidad del local, o por lo menos el menú principal. Por ende saldría su buen precio. Se esmeraría en impedir que su hermano se enterara cuánto había gastado. Las bebidas fueron dejabas en sus respectivas jarras. Cada plato iba acompañado con un vaso al costado. —Buen provecho. —Diría Touka a su hermano y tomaría la cuchara con su mano derecha para comenzar a beber la sopa que le habían traído. Por un momento, llegó a sentir un poco de pena por su hermano. Seguramente había comido ese tipo de platillo en rarísimas ocasionas. Sonrió al pensar que al menos esa noche comería algo más delicioso, en un sitio más cálido y en familia. No le diría nada de aquello a su hermano pese a que tal inocente idea era materializada en su rostro a partir de su radiante sonrisa. Pues además, creía que era su merecido por haberse ido. Eso no quitaba que le alegraba estar otra vez con su hermano gemelo.

• . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • .





Firma bella :3:

Awards 2017:

avatar
Chünin
Renegado

Katon


Mensajes :
656

Fecha de inscripción :
31/01/2016

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t784-touka-id

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por The Riddle el Vie Jul 08, 2016 3:22 pm

El exquisito aroma de la carne y su mencionada compañía estimulaban en olfato del predador, que en su silla se relamía habiendo pasado el tiempo de chanzas y tomadas de pelo referidas al empleaducho y a la otra, ahora sólo quería el plato que se estaba haciendo desear y su contenido que entonces se e cocina en la cocina del establecimiento, la hija de la cebada como compañía y que su pequeña hermana callara durante algunos segundos  << ¿Es mucho pedir? >> Se cuestionó el pelimorado, tal vez el cielo había escuchado sus plegarias porque Touka fue capaz mantener clausurado el hocico durante algún rato. ¿Fue mucho? No, no obstante el silencio le resultó tan dulce como... ¿Como qué? Si él siempre había preferido lo salado, o ácido, fallida la metáfora cabe avanzar en el transcurso natural de los acontecimientos donde los ojos de cada uno de los hermanos – muy semejantes por cierto – querían esquivarse, Sid presumía de lograrlo mientras que la fémina incluso en la seriedad denotaba un sentimiento lógico emparentado claramente con la nostalgia. Ver el rostro de la misma persona y una personalidad dispar a la qué exploró antaño era su dolor; Sí, hablar con él iba a ser complicado, hiriente, y tal vez al final del camino no habría nada para ella, pero había decidido tomar el riesgo, y al menos eso no era culpa de la serpiente, que carente de paciencia hacía lo posible por quedarse quieto, en tanto adoptaba gesto pensativo con la meta de responder a la incertidumbre de la joven, la observó y un fugaz resplandor celeste se pasó por los orbes del Uchiha, quien suspiró bajando la guardia durante un mero momento, en el que contestó la duda de la señorita, de forma asombrosamente prudente.

– Ay, Touka. Tampoco se lo conté a alguien más, cuando partí de esta tierra abandonada por dios lo hice por impulso, no sabía cuánto duraría allí afuera, si volvería al día siguiente o si acaso alguna vez lo haría. Pero aquí estoy, y volveré a irme más temprano qué tarde, y sólo el destino sabe si volveremos a vernos nuestros idénticos rostros una vez más. Así qué... ¿Por qué no intentas disfrutarlo mientras dure? Pensar tanto te limita, a veces sólo tenemos que dejarnos llevar. Sé de eso, créeme. – Y por fin, emergía la persona encerrada dentro de esa bestia, aunque fuese por una vez en toda la noche era más lo qué se podía pedir, y si bien no sonrió o fue excesivamente amable sí fue más cordial de lo que había sido en todo el día, o en toda la semana, o en todo el mes. Quién sabe, Sid ansiaba que la pelimorada quedase satisfecha con aquello y dejara de preguntarle acerca del obtuso pasado, que ya casi no recordaba. O eso prefería creer.

Y la lluvia, las estrellas, todos los astros en el mítico sonreirían en dirección hacia la cascabel por fin, el momento se acercaba y literalmente ya lo podía oler, ver y saborear pues los platos no tardaron en arribar. Afortunadamente no fue el mesero pelinegro y robusto quien lo trajo sino una señorita mucho más apetecible, de piel morena, grandes ojos verdes y una sonrisa por demás coqueta, que parecía inclinarse hacia Sid, literal y figurativamente, quien ni lento ni perezoso le guiñó el ojo con desparpajo pero concluyó inmediatamente << No le daré propina... >> Eso no le ayudaría a ligársela, sólo demostraría lo patético qué puede ser un hombre cuando es seducido por un poco de carne, pero la carne qué a él le interesaba estaba en el plato y no llevando estos. Touka lo había notado? A lo mejor, de todos modos no le debía ningún tipo de explicación. Antes de responder a su hermana ya se había lanzado sobre la carne, mucho antes, las formalidades de desear una buena comida a su acompañante quedaron en segundo plano cuando el hambre se hizo notar. El jugo, es decir la sangre se apresuró hacia las papilas gustativas de la cascabel con el primer mordisco cuya reacción fue inmediata al verse extasiado por la agradable sensación  del buey en sus fauces, y volvió a cortar un trozo – bastante grande por cierto – que no tardó en llevar hacia la boca y morder con desespero cual frenético animal demostrando el voraz apetito que lo caracteriza, en ese punto más de una persona había puesto los ojos sobre el singular dúo, pero sobretodo apuntaban al chico. No le importó, cuando se detuvo fue sencillamente porque quería beber un largo trago de cerveza entremedio.

– Está jodidamente buena, no sé cuanto cuesta, pero seguro lo vale. – Comentó ahora de buen humor Sid, de seguro influenciado por el sabor de la cena. El aroma de la sopa también le alcanzaba, e incluso pensó en probarla, así que mirando fijamente a Touka consultó.  –  ¿Y tu comida, qué tal? – Un poco de carmesí se denotaba sobre los labios y dientes del reptil, cuya 'curiosidad' era bastante obvia ya. Se servía cerveza, y también a ella.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por Touka el Vie Dic 30, 2016 2:25 am

Afuera la lluvia caía y caía como cualquier otro día. Iseki era un sitio de lo más deprimente y humilde. La gente estaba acostumbrada a esa vida pues era lo que tenían. Touka ya llevaba muchos años viviendo allí y de a poco sus familiares se habían ido alejando por diversos motivos. Pero ese día, la muchacha de violáceos ojos se había topado con sus dos hermanos. Había sido una grata sorpresa a pesar de que sólo tenía réplicas para ellos. Había sido muy inesperado y hasta molesto que el mayor de los hermanos tuviera que retirarse pero era completamente comprensible. Un poco molestaba en opinión de la fémina. Había quedado a solas con aquel que había venido al mundo el mismo día que ella. El sitio elegido para cenar era una taberna de Fukkatsu, era uno de los mejores lugares para comer y la muchacha no tenía problemas en gastar su dinero en una comida que no sabía si alguna vez volvería a repetirse. Aunque ciertamente aquel muchacho le resultaba irritable. Touka no lo recordaba así ¿o era que el pasar del tiempo había ido gastando aquel vínculo que caracterizaba a los hermanos gemelos? Hacían ya 6 años desde que se habían tratado como hermanos.

Su hermano era demasiado complicado. También le resultaba desesperante, era increíble la forma en la que cambiaba el tono en que decía las cosas. Era increíble que hacia media hora hubiese sido tan desagradable, ¿era porque había estado durmiendo? Pese a que la joven Uchiha estaba molesta con él no podía evitar sentir “debilidad”. Era su hermano después de todo y no podía seguir reclamándolo. Algo de razón tenía su hermano gemelo. Pero la jovencita no entendía cómo no le había avisado. —A pesar de todo soy tu familia. Soy tu hermana gemela. —No dejaría de insistir mirando a la mesa y con la mirada completamente inexpresiva,  aunque no diría ninguna otra palabra. Seguía molesta con su hermano pero curiosamente él estaba siendo amable, lo cual le parecía muy extraño a la pelimorada. ¿Y si en realidad sólo quería hacerla callar? Aun así, no le estaba dando unos buenos motivos. No la dejaba para nada satisfecha y al mismo tiempo se plantaba en su mente la duda sobre si hacia bien en dejar de insistir. —¿Por qué dejaste Iseki? No le veo la lógica el dejar a tu familia. ¿Te fuiste por algo en especial? —Volvería otra vez tratando de reponerse y dejar de lado la emoción por encontrarse con este familiar. ¿Por qué debía ella encontrarse tan emocionada cuando aquel muchacho que era su hermano estaba tan tranquilo y relajado?

No tardó en llegar la joven que les traería la comida. ¿Acaso aquel otro muchacho se había sentido ofendido por haber sido tratado de tan mala manera por el gemelo de la Uchiha? Al menos no volvería a pasar la misma vergüenza, no había sido para nada cómodo que las personas voltearán a ver qué estaba pasando. Al menos esta vez, la empleada no había recibido ningún tipo de hostilidad pero pasó algo. Y no entendía por qué, pero le molestó la forma en que aquella mujer parecía coquetearle a su hermano. Abrió enormemente los ojos, pero a diferencia de su hermano con el anterior empleado, Touka no dijo absolutamente nada. Era algo muy extraño para ella y se sentía completamente fuera de lugar y sus mejillas fueron las que sufrieron un leve rubor que se evaporó en cuanto aquella mujer dejó el pedido y se fue. Fue un alivio cuando aquella se alejó de la mesa.  Touka por un momento sintió el deseo de exigirle qué había sido eso y al mismo tiempo prefirió callar. Se quedó sin palabras aunque en su cabeza  dudaba sobre si hacía bien en no dejar salir palabra. Al menos ahora tenía la posibilidad de distraerse con su plato de sopa. Enseguida comenzó a alimentarse al igual que su hermano que parecía muy entusiasmado con su pedazo de carne jugosa. La joven se sintió aliviada y satisfecha al ver que él se encontraba de mejor humor y concentrado en su comida. Tanto era así que le importó muy poco que varios pares de ojos se posaran sobre ambos ¿o era que estaba muy ocupada viendo cómo comía su hermano? Parecía hambriento, y la joven se preocupó. ¡Claro que él había elegido vivir como un vagabundo! Si había pasado penurias se las merecía. Y algo la descolocó. Su hermano parecía interesado en si la comida de ella estaba buena. Touka apenas había dado un primer sorbo. En cuanto se dio cuenta había vuelto a su comida. —Oh, sí. Está deliciosa. —Le diría completamente desconfiada a su hermano. Era tan extraño, estaba aún más agradable. —¿Y tú platillo? ¿Era lo que querías? —Devolvería la pregunta a su hermano aunque se mostraría seca y alerta, desconfiando de la “amabilidad” del joven. Se sorprendió más aun cuando aquel le sirvió cerveza en su vaso, ¿se estaba congelando el infierno? ¿Ese era su hermano reaparecido? —¿Qué es lo que deseas, hermano? —Le consultaría totalmente desconfiada y confundida, sospechando que aquel quería algo o bien estaba completamente loco.

• . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • . • .





Firma bella :3:

Awards 2017:

avatar
Chünin
Renegado

Katon


Mensajes :
656

Fecha de inscripción :
31/01/2016

Ver perfil de usuario http://narutorises.foro-gratuito.es/t784-touka-id

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por The Riddle el Lun Ene 02, 2017 7:13 am

<< Ahh... ¿no puede dejar el tema en paz? >> La fémina de apariencia semejante a la de Shinsuke pero comportamiento totalmente dispar tuvo que encapricharse con querer develar a toda cosa los motivos qué jamás comprendería en el extremo caso de qué se diera un fenómeno totalmente inusual y el joven decidiera compartir su punto de vista con ella, lo cual a la vista está; Jamás sucedería. Siendo tan insistente lo único qué lograría sería irritarlo, y por supuesto, evocar el mal humor otra vez, Shin dio vuelta los ojos enseñando su sentir y dejando caer pesadamente los cubiertos sobre el plato de porcelana bañado en sangre, bufo y apoyo los antebrazos en la mesa posando la vista directamente sobre la ajena, suspiró y aplaco ligeramente su temperamento antes de poner de manifiesto las palabras, qué por supuesto no se tomó el tiempo de elegir – no es propio de él –, dejó puesto sus ojos afilados sobre ella hasta qué articuló de manera cansina unas cuantas palabras. – Hermanita, en caso de qué no lo hayas notado, tú lógica y la mía son totalmente distintas. – No iba a desmentir qué eran familia o gemelos, esa era verdad, asimismo ¿realmente la sangre ostenta algún valor para personas como aquellas? El comportamiento intrigante del menor de la familia lo ponía en duda, pero al menos él allí estaba, dando la cara, mientras qué el mayor del trío tomó la decisión de irse.

Shinsuke no daría el brazo a torcer, allí circunspecto y firme no comenzaría a hablar de sensaciones o sentimientos... aquel terreno sencillamente no le sentaba bien, y a decir verdad tampoco tenía un montón que decir el respecto, ya había explicado su perspectiva del asunto, y cualquier que pusiera algo de atención al asunto diría que el chico esa incapaz de comprender el sentir de su hermana. O sus reacciones, como una niña se ruborizaba al testigo del intercambio curioso entre mesera y cliente, algo de lo más masculino, también natural << Entonces ¿por qué se pone así? >> Muy dentro tenía reservados los motivos no obstante pasaría de extender la mano y agarrarlos, o incluso verlos ya qué después de todo el par de pelimorados eran hermanos gemelos. Algo confundido, seguiría comiendo el recién llegado.

Algunas mesas comenzaban a despoblarse, aparentemente las actitudes del Uchiha habían sido incordio para alguno de los presentes, él no obstante no se daría cuenta, absorto en su propio plato, y distraído por el aroma de la caliente sopa de su hermana, se olvidaría completamente de aquellos seres irrelevantes qué compartía temporalmente un espacio común, a decir verdad prefería comer una presa recién asada bajo la atenta mirada de los búhos a un restaurante a hacerlo en compañía de aquellos buitres de dos patas, asimismo el sabor del buey no era nada despreciable, y el de la cebada – algo cruda sí – pero razonablemente buena que pasaba se alojaba en su paladar a una temperatura perfecta. – Anda, prueba. – Animo a su hermana, en lo que mordía otro trozo de carne y se hacía unos segundos para responderle.

Mientras Shin aprendía a disfrutar nuevamente de las comodidades y servicios de la civilización, Touka seguía de preguntona. – Hmm... ¿que deseo? – Sofocó la risa y apartó los cabellos que se le encimaban a la cara, para luego agarrar la jarra de cerveza por el asa y beber un nuevo trago mejor que el anterior. – No te recuerdo tan paranoica. ¿Vuelvo a verte después de tanto tiempo y sospechas de mí? Es un golpe muy, muy bajo. – Decía en un tono donde resultaba difícil deducir si sus palabras estaban cargadas de sarcasmo o no.  – Mi platillo está excelente, gracias, aunque tiene sabor a poco... – Acotó fijando sus grandes de cachorro en los de su hermana.

avatar
Chünin
Hunter

Katon


Mensajes :
179

Fecha de inscripción :
30/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the blood comes together

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.